domingo, 7 de julio de 2013

El infierno de Gabriel


Primero de trilogía.

Autor: Sylvain Reynard, nombre ficticio con el que se reconocerá al escritor de esta novela, primera de tres, y que nace, tal como la trilogía de 50 sombras, como un fanfiction de Crepúsculo.

Sinopsis: El enigmático y atractivo profesor Gabriel Emerson, reconocido especialista en Dante, es un hombre torturado por su pasado y orgulloso del prestigio que ha conseguido, aunque también es consciente de que es un imán para el pecado y, en especial, para la lujuria.

Cuando la virtuosa señorita Mitchell se matricula en el curso de doctorado que Gabriel imparte en la Universidad de Toronto, la vida de éste cambia irrevocablemente. La relación que mantiene con su nueva alumna lo obligará a enfrentarse a sus demonios personales y lo conducirá a una fascinante exploración del sexo, el amor y la redención.

El infierno de Gabriel es una novela profunda y sugerente, llena de intriga, seducción y perdón. Con ingenio y sarcasmo, el autor cuenta la odisea de Gabriel a través de su particular infierno de tentación y amor prohibido.


Como se puede apreciar en la sinopsis, esta novela tiene como personajes principales a Gabriel que es profesor, y a la señorita Mitchell, a quien llamaremos Julianne. Julianne conoce a Gabriel porque él es su profesor en el seminario de Dante, que ella cursa porque quiere especializarse en este poeta. Sin embargo, a medida que se avanza en la lectura, empiezan a aparecer detalles donde te das cuenta de que Julianne parece conocer a Gabriel desde mucho antes. Y así es, se conocieron hace años, pero en condiciones “especiales”, pues Gabriel no estaba con sus cinco sentidos alerta, y es por ello que él no la reconoce. Por su parte, Julianne parece nunca haberlo olvidado. Sin embargo, algo muy dentro de Gabriel le dice que si existió una mujer misteriosa, a la que nombrará como Beatriz (en honor a la obra de Dante, La divina comedia, donde Dante recorre el infierno y el purgatorio, para llegar al paraíso donde esta su amada Beatriz). El problema surge cuando Gabriel se entera de que su Beatriz es su alumna Julianne, pues dado el reglamente universitario de no-confraternización, no puede mantener una relación amorosa con una alumna, por tanto Gabriel y Julianne tendrán que encontrar una forma de amarse sin ser descubiertos.

Por otro lado, y más allá del reencuentro de Gabriel y Julianne, Gabriel esconde oscuros secretos, que no lo dejan estar tranquilo con Julianne, y eso sin tomar en cuenta que antes de que Gabriel reconociera a su Beatriz, la trató muy mal. Son muchos los pecados, son muchas las heridas y Gabriel cree que no hay manera de redimir todo lo que en su vida a causado, y es por ello que Julianne, como su Beatriz, llega a formar parte importante de su vida. Y Julianne tendrá, por su parte, que lidiar con los fantasmas de su pasado, Simon, su ex que ha marcado su vida, y no de la mejor manera, siendo su personaje, quien nos entregará un poco de acción a la historia en su rol de antagonista.

Cuando me enteré de la existencia de este libro, lo primero que leí fue que era una copia de 50 sombras de Grey, razón por la cual no me llamó la atención leerlo, dado que no quería repetirme el mismo argumento con otros personajes. Con el tiempo me prestaron el libro y por la presión de devolverlo (me ponen nerviosa los libros prestados) decidí leerlo, y me encontré con que el texto sólo tenía ciertas similitudes con la trilogía de 50 sombras, por lo menos con el primer libro. El infierno de Gabriel en sí no es literatura erótica, lo cual se agradece porque encierra en él más argumentos, como el primer amor, el deseo, la responsabilidad, el perdón, la redención, entre otros. Sin embargo, a mi parecer, la historia del hombre adinerado, muy inteligente, profesional, sexy y con facilidad para atraer mujeres, es algo que no sorprende. Destaco, de todas formas, la base que ocupa este libro que es, como ya se mencionó, La divina comedia de Dante Alighieri, pues ocupa muchas citas de la obra, y tiene cierta similitud con la historia de Gabriel y Julianne, sólo que más actual, siendo esto el detalle que más me gustó del libro. El final, por su parte, deja conforme, en relación a lo que se estuvo esperando a lo largo del desarrollo del libro, que era la anhelada “libertad” que buscaban Gabriel y Julianne para poder amarse, pero en mi opinión, el final se alargó mucho. Destaco, también, que en el desarrollo de la historia nos encontramos con un antagonista, esto le entregó acción a la historia, lo cual no la hizo tan plana en base a un desarrollo netamente romántico y meloso (pues Gabriel es un hombre muy adorable a la hora de consentir a Julianne). Otro punto importante, que me gustó mucho, es el personaje de Julianne, pues no es una “dama en peligro”. Ha tenido una vida sacrificada, dolorosa y en soledad, pero nada le ha impedido salir adelante, aunque no disfrute de grandes lujos, lo cual hace sentir simpatía por ella, pues no es un personaje débil.

Ahora bien, como lectura -no fantástica- recomiendo esta lectura, dado que contiene temática literaria fuerte, al ocupar la historia de Dante de fondo, y tomando en cuenta las citas musicales, obras de arte, citas bíblicas, etc. No es una historia explícita en relación a lo físico y sexual, pero aún así es descriptiva. Pero! Si eres de aquellos que disfruta de lecturas mas “reales” es un libro 100% recomendado, a fin de cuentas el personaje de Gabriel logra conquistar al lector.

Veremos qué sucede con Gabriel y Julianne en: El éxtasis de Gabriel.

Disfruten sus lecturas!!

Por: Irisviel.