jueves, 28 de agosto de 2014

Gatos gordos, piscolas y otras voces que me persiguen


Autor: Jani Dueñas.
Ilustraciones: Catalina Bustos.
Editorial: Planeta.
Empaste: Tapa blanda con solapas.
Páginas: 176.

La lectura de este libro fue posible gracias a la colaboración de Editorial Planeta.

No hay palabras para comentar este libro...y por favor, no piensen bien... si no hay palabras es porque este es el libro con menos sentido que he leído, pero el que más carcajadas me ha sacado, incluso en la sinopsis, que no pondré acá por razones que entenderán una vez que lean el libro, lo cual recomiendo, aunque algunos digan que estoy loca... xDD...

La verdad es que este libro no es una auto-biografía de Jani Dueñas, ni toca temas profundos, de hecho eso queda claro en el prólogo. Pero lo que logra la autora es tomar temas “cotidianos” y hacerlos comedia, algo así como un monólogo pero por escrito....¡brillante!


Muchos dirán que el libro no vale nada, lo se, otros dirán, y cito “No puedo creer que árboles tuvieron que morir para que la gente se enterase de lo chanta (malo) que puede llegar a ser un libro” (parte de la hilarante sinopsis), y puede que haya algo de cierto, pero lo que yo rescato es que la falta de sentido de este texto, y de las experiencias y los “consejos” es lo que muchas personas necesitan. Reírse de uno mismo y de las experiencias de Jani. Imagínense llegar del trabajo, de la Universidad, cansados luego de un día estresante, y leer un libro, un libro tan simple y relajado que te ayuda a desconectarte, e incluso te saca risas. Su minuto de “relax”, lo que todos necesitamos hoy en día.

Los interesante es que Jani se toma de cosas mínimas y “cotidianas como: pensar con quien ir a un matrimonio cuando se esta soltera: su solución: “¿Sabís que más?, shao, voy con mi gata, me la pongo de “echarpe” (manto) y quedo súper elegante”. No se a ustedes, pero cosas así a mi me hacen reír; como algunas realmente no me provocan nada, pero vuelvo a repetir, después de un día agotador, una lectura así, es precisa. Y es eso lo que rescato del libro de Jani, no su estructura, ni su orden, y mucho menos su escritura, pues ocupa muchos modismos de su país (Chile), es más, hay palabras que realmente están mal escritas, como las que pueden reconocer en la cita anterior.




 Así también, rescato es que el texto va acompañado con imágenes, tanto de ella como dibujos, además de un apartado final que se dedica a hacer parodia de algunas revistas del país, en especial Miss 17, aunque acá se llama Miss 37.



Así que ya saben, si quieren reír, relajarse y olvidar el trabajo y los estudios por un momento, lean a Jani Dueñas y sus locuras, sus consejos y sus formas de ver la vida. Y si se ríen, mejor aún. :)


Lorena Fernanda